Autoconfianza

La pieza clave
13,50€ IVA Incl.

“Todas las virtudes están comprendidas dentro de la confianza en uno mismo”.
“El mundo pertenece a quien sabe interpretar las señales”, son algunas de las frases que resumen el contenido de esta obra que constituye el germen de la filosofía norteamericana

Ralph Waldo Emerson, potencia los valores del individuo y del yo, es afirmativo, vitalista y optimista.

“Cuando el ser humano se encuentra en contacto con la naturaleza, haciendo uso de su intuición y de su observación, es cuando puede entrar en contacto con la energía cósmica; lafuente creadora de la vida, con “Dios” o el orden para los deístas y con la “totalidad” para los panteístas”.

Buscaba encontrar la inspiración y la vida espiritual propia, las cuales si lograban alcanzarse, eran entendidas como manifestaciones del espíritu de la Naturaleza.

“En nuestro mundo, en la naturaleza, existe la belleza por doquier y sus rasgos fundamentales son la armonía, la perfección y la espiritualidad. Por ello: “La creación de belleza es arte”.

A partir de 1980, se ha vuelto a entender, aunque de manera incompleta, la importancia de Emerson dentro no sólo de la cultura norteamericana, sino de filosofía y la estética en general.
Ahora si puede decirse que la obra de Emerson constituye no solo la versión estadounidense del Romanticismo europeo, sino que es el germen mismo de la filosofía norteamericana.

RALPH WALDO EMERSON, fue un filósofo y poeta norteamericano. Su pensameinto derivado de Platón, está influenciado por el romanticismo alemán y por el hinduismo.
Los problemas de la filosofía tradicional, según Emerson, provienen de la relación entre el espíritu y la materia. Y para resolverlos Emerson, como un idealista objetivo, defiende que la naturaleza es el símbolo del espíritu y el principio supremo sintético del ser es la supra-alma.
Por eso, Emerson propone una nueva espiritualidad basada en la intuición y en una fusión mística con la naturaleza. Tomando como punto de partida la autoconfianza y la capacidad innata del individuo, éste no necesita de milagros, ni de jerarquías religiosas o de ningún intermediario para relacionarse con Dios.
La intuición, es según Emerson “el más alto poder del Alma” y el fundamento del conocimiento. De esta forma, todo conocimiento está limitado a nuestra propia aproximación a lo real.
A esta filosofía espiritual se le llamó trascendentalismo, por ser una vía intuitiva basada en la capacidad de la conciencia individual, que trascendía sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas o intermediarios y según ésta el conocimiento del universo está más allá del alcance de nuestros sentidos.
Por ello sostiene que la intuición y el éxtasis son la mejor manera, sino la única, para conocer la esencia de las cosas.
Se trata pues de una filosofía liberal, vitalista y optimista, que afirmaba la unidad de todos los seres alrededor de tres entidades: Dios, la Naturaleza y la Humanidad.